¡ZAPE!

Publicado en por Digital Realidades Sociales y Políticas

BONAPARTE-GAUTREAUX-PINEYRO-09.jpgPor Bonaparte Gautreaux Piñeyro

 

No hallo explicación al cambio que se produjo en aquellos jóvenes cuyo partido decía que iba a concluir la tarea emprendida por Duarte. A Duarte sólo le interesó el dinero para donarlo a la fundación de la República.

Esos jóvenes de antes actuaron de manera proporcionalmente inversa a sus proclamados ídolos, dentro de los cuales estaban los mejores ejemplos de patriotismo y reciedumbre moral.

Cierto, de todo hay en la viña del Señor, esos jóvenes de antes aprendieron, a dirigir sus acciones  con una velocidad que asombra, con el más absoluto descaro, por el camino viejo, camino retorcido, lleno de toda suerte de tentaciones que no pudieron, no supieron ni en ningún momento estuvieron dispuestos a resistir. Esos mismos fueron quienes  proclamaron que transitaban un camino nuevo, diferente, lo cual fue otra baladronada que se perdió en el depósito de sus desvergüenzas.

De pronunciar discursos de contenido esperanzador, se convirtieron en encantadores de serpientes que emplean la palabra para ocultar sus diabluras, sus robos y sus maldades.

En el centro del debate nacional hay un tema que debe preocuparnos a todos, ya que se intenta entregar la riqueza nacional a intereses particulares, jugada de la que  forman parte importante personas que trabajan en el gobierno.

La manipulación de las palabras lleva a la creación de situaciones que sólo benefician al sector que tiene la posibilidad de administrar las leyes y fabricar nuevas regulaciones para su propio beneficio.

Estos jóvenes de ayer son los que vendieron a precio de remate las empresas del Estado, cuyo capital estaba formado por la sangre, el sudor, las torturas, los abusos  cometidos por el tirano Trujillo para crearlas, las cuales fueron heredadas por el Estado dominicano. Para explicar la venta de las empresas se ha usado la antigua práctica de que “cuando digo digo no digo digo sino que digo Diego”. Ese negocio fue una de las primeras fuentes de ingresos que permitieron el ejercicio de la corrupción a esos jóvenes de antes.

Después que aprendieron actúan como gente que esperan ir al exilio o a la cárcel en cualquier momento y roban sin control, sin medida y sin pausas.

Si se aplicaran las fórmulas del contrato firmado con Placer Dome para explotar el oro de Pueblo Viejo, el país recibiría más del 50 por ciento de los beneficios del minado de oro, plata y cobre, la modificación al contrato que favorece la Barrick, otorga el 70 por ciento de los beneficios a esa empresa.

Si para muestra basta un botón el contrato de Placer Dome, hecho por el gobierno del Presidente Hipólito Mejía, dejaba beneficios provenientes del oro, la plata y el cobre, el contrato de la Barrick sólo paga sobre el oro.

¡Zape!

Etiquetado en OPINIONES

Comentar este post